Regla 25-2 bola empotrada

Regla 25-2 bola empotrada


Una bola empotrada en su propio impacto en el terreno en cualquier área de césped segada a ras en el recorrido, puede ser levantada, limpiada y dropada, sin penalidad, tan cerca como sea posible del punto donde reposaba pero no más cerca del agujero.

La bola al droparse debe tocar primero una parte del campo en el recorrido. “Área segada a ras” significa cualquier área del campo, incluidos los caminos en el rough, cuyo césped esté segado a la altura de la calle o inferior.

No se considera bola empotrada aquella que termina en una chuleta.

Si como consecuencia de un golpe directo sobre la bola ésta queda empotrada ,no hay situación de alivio puesto que el requisito es que la bola resulte empotrada por su PROPIO impacto y esto supone lógicamrente que la bola ha debido volar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *